José de la Torre Ugarte

Una de las figuras más ilustres de todo el territorio peruano, José de la Torre Ugarte se conoce como el autor del Himno Nacional del Perú, pero no solo destacó por ser compositor, sino también por ser uno de los grandes juristas y políticos de la época. Ugarte se encuentra plasmado en la historia de esta nación por haber formado parte de la composición del Himno y por estar presente cuando se firmó el acta de la independencia.

Primeros pasos

José de la Torre Ugarte llegó al mundo un 19 de marzo de 1786, era originario de Ica. Su padre era José Estanislao de la Torre Ugarte un joven originario de España que se había establecido en el territorio peruano. Mientras que, su madre era Mercedes Alarcón.

Desde niño estudió en uno de los mejores colegios de las zonas, tales como un centro jesuita conocido como San Luis Gonzaga. Luego de que su etapa por este colegio terminó, Ugarte ingresó a la Universidad Nacional Mayor de San Marcos, allí iba a cursar la carrera de artes entre los años 1809 y 1812.

Se debe aclarar que, José de la Torre se graduó como bachiller en cánones, lo cual se refiere a bachiller especialista en derecho canónico. Una vez terminó sus estudios, llegó su autorización para realizar las respectivas prácticas forenses. No obstante, su examen final para poder optar por su título se retrasó debido a la muerte de su maestro. Es así que, no fue hasta 15 años más tarde, en 1825 que José obtuvo su título de abogado.

Su juventud

San Jerónimo de Ica fue el lugar que presenció el matrimonio de José de la Torre Ugarte con Manuela Valdivieso y Rizo de la Prada en 1812. Aunque esta unión no duró mucho, ya que a los años se separaron y para 1826 Ugarte contrajo matrimonio nuevamente con Juana Manrique de Lara y Vidal. Fue con su primera esposa con quien tuvo sus tres hijos, José, María Antonia y Manuela.

Una vez obtuvo su título de abogado, comenzó a ejercer las funciones de juez de Chancay, para la fecha Ugarte contaba con 34 años de edad, y allí fue cuando llegó el momento más crucial de su vida, tanto personal como profesional.

La Expedición Libertadora llegó y estableció su cuartel general en la ciudad de Huarua, es allí donde José decide incorporarse a las filas, quizá lo incentivó su vena patriótica aunada con su amor por la poesía y por ver a su nación en total libertad.

Las filas independentistas en las que se unió eran las encargadas de luchar en la Campaña de Lima; fue su participación y su sabiduría a tan poca edad lo que dejo impresionados a todos, especialmente a San Martín.

El momento cumbre

Su participación en la Expedición Libertadora dejo a todos impresionados, tanto que, fue uno de los invitados de honor de San Martín y del Cabildo de Lima el 15 de julio de 1821 para ser uno de los firmantes del acta de la independencia.

Pero eso no es todo, José de la Torre tenía una vena artística y poeta, lo que lo llevó a convertirse en el autor del Himno Nacional del Perú. Luego de esto, se desempeñó como oficial mayor del ministro de guerra y también como secretario adjunto de José de San Martín en el protectorado.

La vida de José de la Torre Ugarte en la República

Para 1823 el encargado del gobierno era Riva Agüero quien instauró como secretario del senado a Ugarte, este cargo lo hizo viajar hasta Trujillo. Gracias a su colaboración el gobierno de José de la Riva, no fue fusilado a manos de Simón Bolívar.

Fue la lucha del poder y el conflicto entre los distintos bandos republicanos, lo que llevó a José de la Torre Ugarte a que fuera condenado a muerte. Sin embargo, el coronel que fue enviado por Simón Bolívar para que lo matara, le perdonó la vida.

Es en ese momento donde la vida de José vuelve a cambiar, ya que se encarga de dedicarse estrictamente a su vida personal y profesional, sin tocar puntos que puedan colocarlo en peligro de nuevo. Para ese momento, ya era 1825, por eso desde Trujillo decide solicitar la autorización para rendir el examen final y obtener su título.

Cuando su examen final fue autorizado, tuvo que presentarlo ante la Corte Superior de la Capital Liberteña el 14 de mayo de 1825. Luego de ello, estuvo desempeño diferentes cargos, comenzando por el de auditor de guerra en entre 1827 y 1829.

Últimos años

Unos años más tarde se gradó como coronel en Trujillo, lo que lo llevó al cargo de vocal de la corte superior en mayo de 1830. Un año más tarde, Ugarte decide lanzarse como diputado, cargo en el que había salido victorioso. No obstante, no pudo ejercerlo debido a que, el 1 de septiembre de 1831 murió en Trujillo, su segundo hogar.

El legado

José de la Torre Ugarte no solo destaca en Perú por ser uno de los independentistas, ni por haber plasmado su firma en el acta de la independencia. Destaca por su ferviente amor a la patria, ese amor que dejó marcado en cada uno de los versos del Himno Nacional, y también en la canción patriótica “la chicha” Ugarte era un poeta, patriótico y estudioso que dio todo por su patria.

Los restos se encuentran en el Panteón de los Próceres, este santuario se encuentra ubicado en la antigua capilla del convictorio de San Carlos.

Cada vez que el Himno Nacional del Perú suene, los peruanos y aquellos que se aferran a su patria, van a sentir que una parte de José de la Torre Ugarte, un amante de las letras, los versos, el arte, la política y el derecho dejó.

No existe un mejor legado que este, porque en cada instante que el Himno suene, Ugarte estará presente, con más fuerza que aquellos primeros años de la República. Sin duda alguna, es este el tipo de legados que nunca se olvida, y que pasa de generación en generación.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *