Ciudadela de Chan Chan

La ciudadela de Chan Chan se considera actualmente como la más grande de América Latina, esta ciudadela es la capital del reino de Chimú. Su ubicación es cerca del mar, más que todo, cerca del río Moche. Por otro lado, ocupada cerca de 24 kilómetros. Aunque el deterioro es más que evidente, esta ciudadela logra llamar la atención de extranjeros, turistas y curiosos. Vale aclarar que, la ciudadela se divide en maravillosos recintos por un lado y por el otro, barrios marginales.

Ciudadelas o palacios

Las ciudadelas o los palacios, son los nombres que reciben las áreas rectangulares que se encuentran delimitadas solamente por muros de barro, los cuales perfectamente alcanzan los 10 metros. Toda esta zona, se encuentra orientada de norte a sur, no existe ningún tipo de distinción en relación con la estructura, ya que esta es la misma para toda la zona.

En este lugar se encuentran distintas áreas, tales como patios con rampas, funerarias, depósitos, talleres y pozos de agua. Por otro lado, es importante resaltar que, para poder visitar las ciudadelas o palacios, solo se puede entrar por la parte norte.

Las ciudadelas que conforman este lugar se conocen como; Velarde, Squier, Gran Chimú, Tello, Uhle, Laberinto, Caihuac, Tschudi, Rivero y Bandelier. Es un lugar que llama con facilidad a la mayoría de los turistas que deciden visitar el territorio peruano.

La arquitectura de la ciudadela Chan Chan

La característica más resaltante que tiene la ciudad Chimú se encuentra relacionada con la división rígida y obligatoria que existía entre las distintas clases sociales. Este aspecto deja en evidencia que, hace millones de años, este lugar estuvo ocupado por verdaderos palacios.

Por la arquitectura del lugar, también se puede evidenciar que, aquí vivía la nobleza, totalmente aislada de los problemas o de todo lo que sucedía en el mundo exterior. El acceso a este increíble lugar que hace miles de décadas era el más visto, era limitado.

No solo vivían las personas que pertenecían al grupo más reducido de la sociedad y con mayor poder adquisitivo, sino también era el lugar donde los funcionarios de confianza llevaban todos los productos que cobraban a las personas como tributo.

De igual modo, este lugar albergaba a los sirvientes de todos los gobernantes, evidentemente, sus casas se diferenciaban por mucho de la de los más poderosos. Cada uno de los gobernantes se encargaba de construir su propio castillo, una vez que lo hacía vivía allí. Al morir, era enterrado en las funerarias que quedaban allí y su heredero se convertía en gobernante de inmediato, pero debía construir su propio castillo.

Otras zonas

Al sur, noroeste y al oeste del área central se encuentran los barrios marginales. Este sitio destaca la diferencia abismal que existe entre la ciudadela con sus grandes palacios donde los más poderosos hacían vida, y los barrios marginales los cuales se encontraban compuestos pos casas hechas de caña y barro.

En este lugar, vivían aquellas personas que se dedicaban a la agricultura y la pesca. Se debe recalcar que, este lugar resalta por los distintos monumentos religiosos, entre los que se encontraban Las Conchas, Toledo y Huaca del Obispo. De acuerdo a los distintos estudios que se realizaron en el lugar, se pudo determinar que, no vivió mucha gente, sin embargo, se calculan que entre los 20 mil y los 40 mil habitantes hicieron vida en este lugar durante varios años.

Los frisos

En este lugar, una de las cosas que más llama la atención tanto de turistas como de curiosos, son los frisos. Estos frisos fueron construidos de barro y se encargan de decorar cada una de las paredes, a simple vista pueden pasar desapercibidos, sin embargo, cada uno resalta por tener figuras geométricas y colores.

Las figuras geométricas que más se utilizaron para la realización de estos frisos, fueron las de peces y aves.

Ubicación

La ciudadela de Chan Chan se encuentra al oeste de la ciudad de Trujillo en Perú. Es un lugar bastante céntrico, además de turístico por lo que se puede visitar y recorrer sin ningún problema.

Un punto a aclarar es que, este sitio es uno de los patrimonios nacionales del país, por lo que todos aquellos que deseen visitarlos, deben tomar ciertas previsiones para evitar dañarlo o deteriorarlo. De igual modo, al momento de visitarlo se debe tener en cuenta que, las distancias entre las zonas de palacios y ciudadelas con los barrios marginales, suelen ser largas.

Algunos antecedentes

Esta ciudad, conocida como la capital del reino de Chimú llegó a albergar a más de 60 mil habitantes. Pero eso no es todo, en este sitio existieron más de 100 mil calles, murallas, talleres y templos piramidales.

En el centro de toda la ciudad se encontraban palacios amurallados y era allí donde se desarrollaba la mayor actividad económica y social de toda la zona. Los chimúes, fueron por miles de años una de las sociedades más avanzadas, sin embargo, tiempo después se estancaron.

Tradición e historia

Este sitio es una joya en cuanto a cultura e historia peruana se trata, no obstante, al hablarse sobre antropología, pasa a ser la ciudad precolombina más grande de todo el continente americano. Sin duda alguna, estos son los dos aspectos que más llaman la atención de aquellos que les encanta ampliar sus conocimientos tanto en historia como en tradición.

Visitar la ciudadela de Chan Chan es hacer un viaje a miles de años atrás, pasear por las distintas ciudadelas o palacios es toda una travesía, porque cada palacio a pesar de tener una construcción parecida, cuenta con una esencia distinta, la cual se la otorgó el gobernante de turno que debió construirlo.

Lo más resaltante de esto es que, al otro lado se encuentran los barrios marginales y se puede evidenciar con gran facilidad las dos caras de la sociedad, por un lado, los poderosos y los de mayores riquezas, mientras que, por el otro se encuentran aquellos que trabajan en actividades básicas como agricultura y pesca para poder subsistir. Sin duda alguna, son estos aspectos los que enriquecen la cultura del país.

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *