Chavín de Huantar

Chavín de Huantar es un impresionante complejo donde lo que más destaca son los materiales con los que fue construido, el cual es la piedra. Sin dejar de lado que, este imponente complejo se construyó en el primer milenio antes de Cristo. La presencia de este complejo no solo es por un tema de historia y tradición, sino también para entender aún más los pasos importantes del Antiguo Perú.

Chavín de Huantar

Chavín de Huantar actualmente se considera un pueblo escondido, el cual se encuentra en un valle un poco pequeño y angosto. Se encuentra a más de 3000 metros de altura, donde destaca una Cordillera Blanca, la cual pertenece al departamento de Ancash.

En este lugar, el pueblo se encarga de cubrir parcialmente más de 40 hectáreas, las cuales forman parte de una ruina. Esta ruina es ceremonial y no es otra cosa que una construcción del primer milenio.

De acuerdo al antropólogo estrella Julio Tello, este lugar guardaba demasiada historia y tradición que ayudarían a tejer el pasado del Antiguo Perú, además de su cultura. Es por ello que, estos paisajes y galerías interiores pueden pasar desapercibidas. Aún más cuando casi toda la ruina ceremonial se encuentra bajo tierra, con claros signos de destrucción.

El Templo Antiguo y el Templo Nuevo de Chavín de Huantar

Luego de las respectivas excavaciones que realizaron los antropólogos de la talla de Tello, Amat, Lumbreras y Bennett se estableció que en Chavín de Huantar existían dos templos, el Antiguo y el Nuevo.

El Templo Antiguo fue construido a finales del segundo milenio antes de Cristo. En este se aprecia entre otras cosas, una galería, una imagen de culto o de divinidades. De igual modo, resalta un canal acústico y una plaza.

En la plaza se encuentran distintas lápidas que son representadas por medio de felinos y demás seres místicos. Por otro lado, en el centro del lugar, se puede observar el obelisco Tello en el cual se puede ver el cosmos de una manera muy particular, ya que se encuentra formado por dragones.

Según las opiniones de los antropólogos, este lugar, especialmente el cosmos formado por dragones, buscaba hacer alusión al ciclo del agua, por lo que fácilmente podría haber servido como una clase de reloj solar. Sin duda alguna, los antepasados tenían ideas increíbles y bastante avanzadas para su época, aspectos que hasta el momento siguen sorprendiendo a los antropólogos.

El culto al agua

En la plataforma de la plaza que se encontraba en lo que se considera el Templo Antiguo de Chavín de Huantar, existen dos galerías. La primera de ellas contiene conchas marinas, las cuales eran un claro ejemplo de culto y de tradición.

Mientras que, la otra se conocía como la galería de las ofrendas, en ella se guardaban cantidades considerables de vasijas y objetos líticos, pero lo que más puede sorprender o asustar es los restos de seres humanos y de animales quemados.

Tanto las conchas marinas, como las cosas que se encuentran en la galería de las ofrendas, se logra evidenciar que hace miles de años atrás, se realizaban distintos cultos ceremoniales en este lugar.

Por otro lado, se debe recalcar que, este templo estuvo dedicado exclusivamente al culto al agua. El mismo se realizaba por medio de una especie de oráculo suprarregional. A este lugar acudían todos los pobladores de la sierra, así como aquellos que se encontraban en la costa nortecentral y central.

Evidentemente, los cultos de estos tiempos eran muy representativos, y eso es lo que afirma que existan restos de seres humanos y de animales quemados, ya que seguramente eran los protagonistas de tales cultos.

El Templo Nuevo

Dentro del Templo Antiguo, existe una ampliación del ala derecha, la cual se utiliza para el Templo Nuevo, aunque la mayoría lo conoce como el Castillo. Este lugar es más espacioso y amplio, pero eso no es todo, allí existen distintas plataformas en las cuales se encuentran escaleras líricas.

El Templo Nuevo, también cuenta con una gran plaza hundida, la cual tiene forma de rectángulo. De este lugar en particular no se conoce con exactitud el culto que se practicaba, si bien es cierto, la diosa de los Báculos que era Estela Raimondi es una de las divinidades, no se sabe el origen de tal culto.

El misterio

Es demasiada la información que falta por descubrir acerca de este lugar, aunque se conocen casi todos los secretos que se encuentran escondidos dentro del Templo Antiguo, para la mayoría de los expertos y de los que aman este tipo de temas, hoy en día es un misterio lo que sucedió hace millones de años en el Templo Nuevo.

Por lo que, el Chavín de Huantar se sigue considerando un lugar lleno de misterios puestos allí para todo aquel que desee conocerlos. Ya sea un estudioso de la antropología o un amante nato de este tipo de temas.

Cabezas Clavas

Las cabezas clavas se consideran uno de los adornos más predominantes del exterior del complejo de Chavín de Huantar. Aunque actualmente solo existe una en este lugar, sigue considerándose uno de los elementos que logran vislumbrar los años que han pasado desde la construcción del sitio.

Para los antropólogos, se trata de una cabeza clava porque la nuca atraviesa la pared, tal como si fuese un clavo. Por otro lado, estas cabezas cuentan con ciertas características propias, la primera de ellas es que son antropomorfas, pero cuenta con ciertos detalles felínicos. Sin embargo, su boca se encuentra cerrada, mientas que sus ojos muy abiertos.

Son los sitios como Chavín de Huantar aquellos que se encargan de transportar a todos los que lo visitan al pasado, pero no a un pasado propio, sino aquel en el que no vivían y que guarda tantos misterios y secretos. Aunque actualmente la divinidad y el culto es de gran importancia, en aquellos años era algo tan sagrado que las ofrendas y los cultos se realizaban con el mayor de los respetos; es por eso que contaban con una galería de ofrendas, exclusiva para almacenarlas.

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *