Primeros Sedentarios en el Perú

La historia ha establecido que, los primeros hombres que ocuparon el territorio peruano fueron asiáticos. Luego de una travesía interesante y larga, desde el continente asiático hasta Norteamérica, y luego a Sudamérica, fue que llegaron los primeros pobladores del Perú. Esto ocurrió hace 20.000 A.C y fueron ellos encargados de cazar y descubrir la fauna y la flora que habita en la región, así como a construir sus propios abrigos y armas para sobrevivir.

El hombre de la tablada de Lurín

Lo primero que se debe tener claro es que, la tablada de Lurín se encuentra en el sur de Lima a 25 kilómetros. Fue allí donde la arqueóloga de nombre Josefina Ramos encontró los restos óseos de un niño. De acuerdo a los estudios, el niño tendría más o menos unos 10 años de edad, y tales restos datan a hace más 9.000 años.

Estos datos han llevado a que los arqueólogos, especialmente Josefina expresen que, el fenómeno que ocurrió en la tablada de Lurín fue el de encontrar una tierra rica donde se podía vivir bien, debido a que, se encontraba mucha vegetación y riqueza marina.

Estos dos factores fueron determinantes para que los pobladores del lugar decidieran establecerlo como su lugar de residencia, lo que explica los cubículos semisubterráneos y las amplias terrazas que utilizaban para secar el pescado.

Los primeros pobladores o sedentarios del lugar, se encargaban de vivir de manera estable, pescar y aprovechar la vegetación y luego, en caso de ser necesario, intercambiar los alimentos con otros pobladores.

El hombre de Huaca Prieta

En primer lugar, se encuentra ubicado en la playa de Chicama, es allí donde el hombre de Huaca Prieta fue hallado por Junius Bird, quien entre 1946 y 1947 descubrió un santuario. De acuerdo a la información suministrada por el arqueólogo Bird luego de realizar el correspondiente estudio del lugar, los hombres que se encontraban allí tenían una antigüedad de 4.000 años.

Con los datos obtenidos, se pudo evidenciar que, eran sedentarios, tenían una vida estable en un lugar semienterrado donde también se encontraban todos aquellos desechos que iban encontrando. Otro dato importante que esta información arrojó, es que allí no se encontró ningún tipo de armas, lo que es una evidencia clara de que los habitantes vivían tranquilos y de manera pacífica.

La actividad que realizaban para su sustento era la pesca y la recolecta de productos que utilizaban para crear paredes rústicas a su vivienda. De igual modo, se encargaban de cosechar y de buscar recipientes que les sirvieran para trasladar agua.

Una de las cosas más importantes que ocurrió en este lugar, fue que, practicaban el tejido, lo que deja claro que fue en este lugar, el nacimiento o los primeros vestigios del arte textil en Perú.

El hombre de Kotosh

Para una mejor ubicación, es necesario establecer que, hacia el oeste de la ciudad Huánuco, y aproximadamente a 3 kilómetros, se encuentra Kotosh. Esta ciudad tomó un valor más importante, luego de que el Doctor Julio Tello, en la década de los 30 estableciera que, el hombre de la sierra provenía de la selva. Por lo que este lugar comenzó a llamar la atención de todos los arqueólogos.

A pesar de que, despertó el interés hasta de los más curiosos, no fue hasta 1960 cuando una expedición arqueológica a cargo de Seiichi Izumi, descubriera el Templo de las Manos Cruzadas. A simple vista, Izumi descubrió que este lugar tenía una antigüedad de más de 4.000 años.

Este templo es un lugar que representaba lo sagrado que era para los habitantes del lugar la religión, así como su fe. Por eso, luego de esta expedición se ha considerado que, el Templo de las Manos Cruzadas no solo es la primera muestra de arquitectura con índole religiosa en América, sino también la primera escultura del continente.

Hombre de Lauricocha

En este lugar, fuero donde se encontraron los primeros restos, los cuales fueron descubiertos por Augusto Cardich, quien se encargó de expresar que los mismos tenían una antigüedad de más de 10.000 años.

De acuerdo a los estudios y a las investigaciones que se realizaron luego de que el ingeniero Cardich los descubriera, se conoció que, eran 11 esqueletos, los cuales tenían deformaciones craneanas.

Por otro lado, se conoció que eran cazadores y que todo lo que cazaban lo comían o intercambiaban por otros alimentos para sobrevivir. Pero eso no es todo, estos hombres fueron los primeros que se encargaron de realizar ritos funerarios a sus muertos.

Hombre de Paiján

Los restos de una mujer de 25 años y de un niño de 12, con una antigüedad de más de 8.000 años, fueron encontrados por Rafael Larco Hoyleen el arqueólogo peruano y francés. Quien también descubrió que, era el hombre de Paiján uno de los pocos que rendía tributo y realizaba ritos a sus muertos.

De igual modo, fue allí donde se construyeron los primeros albergues de piedra, los cuales se encargaban de cortar viento.

Progresivo transito del nomadismo al sedentarismo

Sin duda alguna, cuando la agricultura se convirtió en una actividad incipiente, que comenzó a desarrollarse mucho más, junto con la ganadería y a la domesticación, esto se encargó de cambiar por completo la mentalidad del hombre.

El hombre dejó el nomadismo y se convirtió en alguien sedentario, el cual construyó su vivienda y comenzó a sembrar y cazar, pero sin necesidad de vivir en distintos lugares. Es en la localidad de Chilca donde se encontraron los primeros agricultores de todo el territorio peruano.

Son todas estas prácticas que se han encargado de encajar a la perfección con el hombre, y que lo han ayudado a seguir construyendo una mejor cultura. Si bien, no es tan desarrollada, gracias a la arquitectura y la ganadería, el hombre descubrió que era posible tener una vivienda estable y trabajar en estas áreas para poder sobrevivir, que no era necesario el nomadismo, sino que era una mejor alternativa el sedentarismo. Toda esta información se ha logrado obtener gracias a los esqueletos encontrados en distintas partes del territorio peruano.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *