Ochenio de Odría

El escenario que rodeaba a Perú antes de que ocurriera el ochenio de Odría, podría considerarse como una auténtica toma militar, se trataba de un régimen totalmente autoritario que lo único que deseaban era tener el poder. Los civiles no contaban con ningún apoyo, y por si fuera poco todo el pueblo estaba en un escenario de ingobernabilidad, ya que lo establecido en la constitución era solamente ley muerta.

Junta de gobierno de Odría

Manuel Odría era quien lideraba el movimiento 27 de octubre de Arequipa en 1948, este movimiento duró cerca de veinte meses. Tiempo suficiente para acusar al presidente Bustamante de tener un desgobierno, además de una clara anarquía.

Lo que resultaba curioso e incluso irónico, era que Manuel Odría era el que acusaba de frente a Bustamante del desorden del país, cuando este había trabajado en su gobierno. Aunque, su llegada al poder fue tardía, una vez llegó y estableció la Junta de gobierno, el desorden terminó.

No obstante, el régimen autoritario y militar volvió, ya que impuso el estado de emergencia, pero también se encargó de establecerla promulgación de una ley para la seguridad interior, en la que suspendía por completo las garantías constitucionales.

Reformas económicas

Las reformas económicas fueron otro de los puntos que Manuel Odría tocó cuando estableció su junta de gobierno. Para ese momento, el país se encontraba sumido en una crisis económica, por lo que era necesario tomar acciones de inmediato para evitar problemas más graves.

Es de esta manera que, Odría consideró prudente eliminar los subsidios, así como también ejercer un mayor control en el tipo de cambio y las importaciones. Sin dejar de lado que, se encargó de repartir las utilidades entre los trabajadores.

Para Manuel, esto no era suficiente, ya que no veía los resultados deseados, por eso decidió optar por traer ayuda internacional, y desde Estados Unidos recibió una consejera que le dijo que, para tener una economía de primer mundo, necesitaba establecer o instaurar un libre mercado.

Odría consideró estos consejos e instauró el libre cambio, dejando de lado el equilibrio presupuestario y anuló los demás controles.

Las elecciones

El clima político que se vivía en todo el territorio peruano era bastante tenso, esto se debía a que Odría se había perpetuado en el poder. Sin embargo, Manuel decidió ir a comicios electorales, pero antes decidió establecer sus propias reglas del juego.

Entre estas reglas estableció que, los resultados se debían revisar en la mesa donde se votaba y que no se aceptarían jurados departamentales. Para aquel entonces, el único opositor o contrincante de Odría se había declarado en receso, lo que le dejaba a este candidato el camino libre para la victoria.

Central de Asistencia Social

Odría se encargó de velar por los intereses del pueblo, tanto así que, para 1949 decide crear el Ministerio del Trabajo, por medio del cual se tratarían todos los asuntos concernientes a los derechos y deberes de los trabajadores, así como también de que todos los reclamos del ámbito laboral se canalizaran o se trataran por tal Ministerio.

Dos años más tarde, decide instaurar la central de Asistencia Social, la cual se encontraba presidida por su esposa y había sido creado para tratar todos los problemas concernientes con las mujeres y los niños. Por otro lado, este organismo amplió sus horizontes, tanto para la actividad de hospitales públicos y de atención de desastres.

Única dictadura

Odría dejó el poder el 1 de junio de 1950, un mes antes de las elecciones. Por eso, la Liga Nacional Democrática decidió lanzar a las elecciones a Ernesto Montagne, a quien Odría se encargó de acusar como conspirador.

Bastó que dijera tales palabras para que Ernesto fuera apresado y luego de ello, obligado a abandonar el país. Estas acciones llevaron a huelgas, especialmente en Arequipa, por lo que algunos de los miembros de este partido decidieron renunciar.

Luego de ello, el control de la ciudad solo se recuperó por medio del ejército, por lo que Odría volvía a asumir el poder inmediatamente. Esto se debe a que, era el único candidato hábil y capaz para poder lanzarse a tales elecciones.

Salud, educación y trabajo

Manuel Odría desarrolló distintas políticas públicas, cada una de ellas eran en pro de la salud, educación y el trabajo. Lo que buscaba era que su país, ese que estaba a su cargo tuviera las mejores infraestructuras en cuanto a hospitales y escuelas se trataba.

Pero eso no es todo, Odría también se encargó de establecer nuevas leyes en beneficio de los trabajadores, de manera tal que, se vieran beneficiados y pudieran gozar de excelentes beneficios. A pesar de tratarse de un régimen autoritario y militar, además de dictatorial, no se puede negar el hecho de que, Odría siempre puso en primer lugar al pueblo.

Eso se evidencia con el Ministerio de Trabajo y el Centro de Asistencia Social, donde eran atendidos todos aquellos que lo necesitaran, especialmente mujeres y niños.

Fin del Ochenio de Odría

Para 1955 Odría se alejó por completo del poder, debido a que, luego de unas elecciones violentas donde murieron varios manifestantes, Manuel Prado salió victorioso, convirtiéndose así en el presidente del Perú.

Vale aclarar que, este era el segundo mandato de Prado, y aunque llegó al poder en un escenario tenso y violento, su victoria terminó por completo con la junta de gobierno presidida por Manuel Odría.

Estos hechos forman parte de la historia reciente del Perú, fuero escenarios importantes de los que actualmente se estudian a detalle, para evitar a toda costa volver a cometer los mismos errores que en aquellos tiempos.

Sin duda alguna, el Ochenio de Odría fue uno de los puntos clave para una pequeña mejora de la nación, aunque se tratara de un régimen más que autoritario, no se puede negar que, todas las infraestructuras fueron una excelente ventaja en los años posteriores.

Así como también el hecho de reconocer los derechos y los deberes de todos los trabajadores, quienes anteriormente se encontraban en una incertidumbre jurídica. Odría y su gobierno es uno de los momentos cruciales de la historia.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *