¿Cuando prescribe una deuda?

Cuando prescribe una deuda

Primero hay que saber que, cuando prescribe una deuda, es el momento en el cual tras haber dejado de pagar, el acreedor ya no la reclama más.

Así que esto podría dar pie a la  ley de la segunda oportunidad que se rige por la cancelación total de lo adeudado, ya que ninguna deuda es eterna.

Sabiendo esto, todas las deudas tienen un plazo de prescripción y será en el mencionado período que podrá exigirse el pago de la misma, una vez superada la fecha de pagar. Sin embargo, es importante tener claro cuándo realmente existe la prescripción de una deuda y no una caducidad.

La diferencia es sencilla, cuando prescribe una deuda se refiere al derecho del titular de la deuda a reclamar. La caducidad de una, por su parte, se extingue solo con el simple paso del tiempo lo que se refiere a una obligación de pago. La diferencia principal de ambos conceptos, es que es posible interrumpir el plazo restante hasta la prescripción de un derecho, pero en la caducidad no.

¿Cuando prescribe una deuda?

Cuando prescribe una deuda

De acuerdo a análisis de un blog financiero, esto es según su naturaleza. Las deudas se prescriben entre los 3 y 15 años, que empiezan a contar desde la fecha en que debió pagarse.

Aunado a esto, es relevante saber que cualquier acción destinada al cobro interrumpe el cálculo. Por ejemplo, si un cliente debió pagarle en fecha del 05 de diciembre de 2022 y se le remite una carta de reclamo, el tiempo no cuenta desde 05 de diciembre, sino desde la fecha en la que se envió la comunicación mencionada.

Aspectos a tomar en cuenta cuando prescribe una deuda

Cuando prescribe una deuda

En primer lugar, cuando prescribe una deuda, no quiere decir que por eso hay derecho a reclamar. Esto quiere decir que si la parte reclama no establece que la deuda se prescribió, el cobro de esta seguirá adelante con lo que sea necesario.

Otro aspecto a tomar en cuenta es que, una deuda que el deudor reconoce, no prescribe. Sin embargo, ante la imposibilidad de pagar por falta de recursos, puede firmarse una reconocimiento de la misma que permitiría realizar su ejecución en algún momento.

Entre otros aspectos están los plazos generales que pueden variar de acuerdo a la razón. Los plazos de prescripción generales podrían ir de la siguiente forma:

  • De 20 años: para deudas hipotecarias.
  • De 15 años: para deudas de tarjetas de créditos y operaciones mercantiles con proveedores.
  • De 5 años: para exigir pago de pensiones o alquileres.
  • De 4 años: para reclamo del pago de las deudas tributarias y de Seguridad Social.

Cómo se prescribe una deuda

Existen una serie de requerimientos que deben cumplirse, pero para que una deuda se considere prescrita, debe suceder en alguna de las siguientes dos circunstancias:

  1.  Si el deudor no aceptase ni reconociese la deuda pendiente. No importa si es de manera tácita o explícita.
  2.  Si el acreedor no hiciera ninguna acción judicial o en otro caso extrajudicial para reclamar la deuda. Entre ellos un envío de cartas o un requerimiento de la notaría.

En caso de que se dieran algunas de estas situaciones, el acreedor perdería su derecho a reclamar la deuda y el deudor ya no tendría la obligación de hacer el pago. Expertos aconsejan reclamar deudas lo más pronto que se puedan para así reconocer el derecho al cobro, lo que permitiría acciones contra el deudor.

Asimismo, que puedan ser proporcionados al menos pagos de lo adeudado o un reembolso. Si esto no se realiza, consideran que el que debe podría desaparecer, aún si se hubiera prescrito la deuda.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *